lunes, 22 de abril de 2013

Ana Jaenera


Nos encontramos en plena calle Cerón. Sin quedar, sin previo aviso. Apenas llega el aromas de las paellas y peroles. Yo fui el que me acerqué. Y sin más méritos, ya hablamos de la felicidad, de la escritura, de la …

Ibas acompañada, sólo me miró al acercarme a tí y al despedirnos. No intervino, aunque fue muy correcto.

Hoy te he visto en el autobús, por el Bulevar. Hablando y mirando. Recién peinada. 

A veces la vida nos empuja a la vez que protesta: ¡haga méritos si puede!.

Contigo, el mayor mérito es el haberte conocido. Conversaciones, tres pa tres, como un cante conmovedor, siempre llegan al alma.

En Café de Palabras nos tienes, entre los besos regalados, de los que como tú, a pesar de todo, escriben.

2 comentarios:

San dijo...

Firma Jose Miguel, pero bien podíamos firmas todos.
Un abrazo, para el escritor y para la musa.

ana dijo...

Gracias Jose, es verdad todo, hasta mi Zegrí que se portó tan bien. Entre aromas que procedían de las tascas salió el tema de la felicidad tan socorrido como tema y tan socorrido porque nos echa una sonrisa cuando hace falta.

Besicos.