jueves, 9 de mayo de 2013

Corazón contento


 -        ¡ Tirillas, que eres un tirillas!

Fue lo que le disparó el del coche amarillo, con una mirada de radiografía amenazante; ¡respire… no respire!. Y como  respires  cuando no debes le doy al botón rojo.

Nuestro protagonista no quería ni mirar.  Sólo se había cambiado de carril. Lábil, lábil no era. Ni conduciendo, ni pensando, ni viviendo. Es lo que tiene a veces ser Libra. Pero era feliz,  siempre menos de lo que soñaba que llegaría a ser.  

En el oleaje están las mejores burbujas rubias que puedes respirar. Es ahí cuando un torrente chispeante de sal yodada  sube la tensión, inoculando ansias de ser ...  fosas nasales libres, sin barreras, sin peaje. Aire  mezclado con   ilusión solar, y la piel con restos de todos los naufragios que en los mares han sido.

No era malote, ni zalamero, era eso, un náufrago, hartico de comer coco. Cuántas veces se había hundido. No me rindo. Cansino.

En cualquier isla desierta que lo acogiera, a la hora de merendar,  encontraba los ochíos de ajonjolí del horno de Manolico.  Y en ese mismo callejón,  refugiados como dos sombras, su primer beso envuelto en aromas de magdalenas con raspadura de limón.

Más que beso fue breva. Breve, la verdad. Pero  suficiente para sentir todo lo que aquí sabéis que pasa. Aquélla fue de crema.

Cuando la vida zarandee  busca aquél rincón.  Allí estaré yo, cantando un fandango por soleá  :

 

Querencia, querencia,

 por tu amor tengo querencia

si no te acercas a mi vía

yo ya he perdido la paciencia

porque no puedo sentirte mía….

 ♫ ¡¡¡Ay, Ay, Ay!!!

 

 

13 comentarios:

Neogéminis dijo...

jejej ingeniosos y originales tus juegos de palabras!...vuelan libres como el viento!
Saludos jueveros.
=)

Mar dijo...

Ochío... la palabra te delata :)
Cuando la he leído, he pensado que quien escribe o es de la comarca de la Loma o de cerca... y efectivamente tu perfil me confirmado que de Jaén.

El segundo párrafo me ha traído a la memoria los nervios que pasaba en las clases de autoescuela y los de el día de examen...

Bss.

Tracy dijo...

Ingenio el tuyo para describir al vuelo tus pensamientos.

San dijo...

Ole, ole y ole,junto con unos aplausos, es lo correcto tras un cante ¿por seguirillas? no se mucho de esto, pero es a lo que me ha sonado.
Hay momentos en el texto en los que me he sentido transportada por el aroma que desprendía.
Un abrazo cercano, amigo.

G a b y* dijo...

Eso de andar naufragando por la vida y siempre salir a flote, tiene sus ventajas, se aprende a sobrevivir.
Palabras muy bien hiladas, las de las propuesta y todas las demás, que han armado tan buen relato.
Besos!
Gaby*

Alis Imaginaria dijo...

El ochío, las magdalenas, las brevas...olores que nos transportan sienmpre a buenos recuerdos. UN abrazo y nos vemos el lunes!

Alfredo dijo...

Vivo, divertido, desenfadado, las 12 palabras se diluyen en el texto sin llamar la atención, quedan pegadas al papel de las magdalenas y sólo despiden un agradable olor a relato de primera.

Abrazos

ibso dijo...

Interesante. Lo leí dos veces para enterarme bien. Pensamientos de un náufrago en medio de barcos hundidos, o... ¿quizás no?.
Un saludo.

Encarni dijo...

Tú más quen un corazón contento tienes un corazón flamenco, que a pesar de los naufragios canta por alegrías.

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Si el texto es bueno, mejoraría un montón si lo leyeras y publicaras el vídeo.
Un abrazo.

Fabián Madrid dijo...

Ya tienes blog, a ver si ahora te vuelves adicto. Buena mezcla de todo, hasta con música. Un abrazo.

Pepe dijo...

Me resulta igualmente inquietante y peligroso cambiar de carril que estar a merced de oleajes. Menos mal que siempre habrá un rincón, ese del primer beso, a donde retornar para tomar fuerzas y no acabar naufragando, aunque sólo sea con el pensamiento y el recuerdo. Me encantó ese toque flamenco final que te delata.
Un fuerte abrazo.

casss dijo...

Ay! cantaor. Tu relato me ha gustado tanto como las magdalenas con raspadura de limón.

Un fuerte abrazo y olé!!