miércoles, 1 de mayo de 2013

Un dolor emocional


Siempre perseguimos un sueño cuando escribimos… y cuando no, ¿qué hacemos?. Como novios encandilados por la fragancia del clavel; cante, patios cordobeses de humildes tiestos repintados; rojos, verdes, blancos, llenos de poesía.
Pétalos de aire que se pavonean ebrios de aguardiente y embrujo; quédate toda la noche.  Deja que la aurora se haga  la remolona mientras un beso graba la fugacidad del instante;  pena que nos avisa, ya somos jueves.

Volveremos a eso que siempre falta, lo que da no sé qué, lo que hace saltar sin miedos. Mirarse y encandilar al universo … Somos  capaces de atormentarnos por una mirada de pasión y entregarse por lo que nadie apostaría. Y si caemos malheridos buscaremos en el trino del ruiseñor el olvido, refugio para el corazón.

Puertas que siempre estáis por abrir. Colores que no èxisten… todavía. Besos que soñé y no te pude dar. Miedos que no me dejaron vivir.

Buscad  el aire del sur, veleta emocional; cuando elijamos el camino será porque  ya tenemos el mal de amores. El mejor. Estamos perdíos.

Más dolores emocionales en casa de Lucía


14 comentarios:

San dijo...

Hay que dolor más grande, ese mal de amores que no deja nada quieto y ni en pié. Por lo bonito que lo cuentas, un paseo por esos patios cordobeses.
Un abrazo y un quejío.

Tracy dijo...

Somos tan simples y tan complicados a la vez... ¡Qué dolor!

Neogéminis dijo...

Mal de amores: quizás el que más duele.
un abrazo

Mar dijo...

Para el mal de amores no hay remedio en la farmacia :)

Bss.

casss dijo...

Tu cantar.... se hace poesía, flor, veleta y vuela y llega al corazón.
Tu cantar... porque vos no escribís: VOS CANTAS LETRAS!!!

un fuerte abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

He leído caso todas las entradas sobre este tema juevero y esa triste melancolía de la emoción que duele. El que duele menos o tinta con esperanza, (blanquiverde), el dolor en tu relato, por estar repintado de poesía.
Un saludo.

G a b y* dijo...

Mal de amores... duro es cuando duele, tanto si se tiene como si no...
Tu texto tiene una riqueza de imágenes, aromas y colores, que hasta se me ha olvidado cualquier dolor emocional que pueda padecer.
Besos!
Gaby*

Carmen Andújar dijo...

Siempre es un placer leerte José Miguel. Tu texto está lleno de poesía y si cerramos los ojos podriamos ver todo lo que nos describes tan bien.
Ese mal de amores tiene su aquel
Un abrazo

Lucia M.Escribano dijo...

El desamor es el dolor más fuerte que tenemos que enfrentar, aunque tu al convertirlo en poema, nos has regalado un jueves precioso.
Tienes un regalito en mi blog a tu nombre para tu blog, es mi manera de darte la sgracias por tu participación en este jueves.
Saludos y gracias amigo.

Sindel dijo...

El amor no correspondido es uno de los dolores más profundos, trae desasosiego y soledades llenas de interrogantes. Todos creo hemos pasado por eso y es tan costoso poder superarlo.
Un abrazo.

Maria Liberona dijo...

mal de amores en el cual siempre nos sentimos perdidos...
mal de amores como conozco muy bien aquella sensación ese triste destino

Pepe dijo...

José Miguel, poeta, tengo la suerte de poder disfrutar del color y la flor de esos patios cordobeses que mencionas. El dolor emocional se hace más tenue, más ligero, puede incluso desaparecer por momentos, envuelto en la magia de esos inigualables rincones.
Un gozo leerte, amigo.
Un abrazo.

Encarni dijo...

José Miguel acabo de dejarte un regalo en mi blog, pasáte a recogerlo y luego nos cuentas.

Un besote.

Cristina Piñar dijo...

Pues para tratarse de mal de amores nos lo has contado de una forma muy bella. Precioso. Un beso.